Chimeneas Eléctricas

Las chimeneas eléctricas son una excelente alternativa cuando no puedes hacer grandes obras en casa y quieres instalar una chimenea. Funcionan como un calefactor y tienen un efecto artificial de llamas. Puedes encontrar chimeneas eléctricas de diseño tradicional, pared o portátiles que se pueden adaptar a distintos estilos y presupuestos.

Al momento de decidir el tipo de chimenea que quieres para tu casa, es  como espacio, posibilidad de instalación de conexiones y presupuesto. Las chimeneas eléctricas son una opción a tomar en cuenta cuando no puedes conectar un tubo de evacuación de humos o solo necesitas un sistema de calefacción secundario.

¿Cómo funcionan las chimeneas eléctricas?

Este tipo de chimenea funciona como un radiador o calefactor, los cuales generan calor a partir de resistencias por radiación o convección. Sin embargo, a diferencia de un radiador común las chimeneas eléctricas cumplen una función decorativa al simular la forma de una chimenea tradicional.

Actualmente, las chimeneas eléctricas cuentan con una función para simular el efecto de las llamas y dar la sensación de calidez otorgada por el fuego. Además, todo esto viene combinado con tecnología para controlar el encendido, temperatura y efecto llama a distancia.

¿Qué debes tomar en cuenta al momento de comprar una chimenea eléctrica?

Lo primero que debes evaluar es el tamaño de la habitación a calentar. Existe la estimación de que se requiere un 1 Kw de potencia calorífica para calentar un espacio de 10 m2.

Si utilizas la chimenea a su máxima potencia de 2000 w por 8 horas diarias, gastarás aproximadamente 72 euros más en la factura de la luz (tomando en cuenta un valor medio de 0,15/kWh)

Las chimeneas eléctricas vienen generalmente con potencias de 1000 y 2000 w y así puedes elegir cuál es la más adecuada según tus necesidades.

Otro aspecto a tomar en cuenta, es el espacio disponible para ubicar la chimenea. En este sentido, se pueden encontrar alternativas para casi cualquier espacio porque las hay desde tipo mueble hasta portátiles para poner sobre una mesa o un rincón.

El estilo de este tipo de chimenea es muy variado y se puede encontrar una opción para cualquier tipo de diseño de interiores. Dentro de esta gama, es posible conseguir desde aquellas que imitan a las tradicionales de leña hasta las de tipo plasma para empotrar en la pared.

Chimeneas eléctricas y tecnología

Una de las características que distingue a las chimeneas eléctricas de otras con combustible, es que tienen incorporados diversos dispositivos tecnológicos.

Dentro de estos dispositivos destaca el mando a distancia, para controlar las funciones desde cualquier parte de la habitación. En la mayoría de los modelos disponibles se puede controlar el encendido, temperatura y la función llamas.

Indudablemente uno de los elementos que convierten a las chimeneas eléctricas  en una pieza importante de decoración, es el efecto llamas. La simulación del fuego en el hogar ha evolucionado desde el uso de una simple bombilla hasta luces LED con programas computarizados.

Las luces LED han reducido la emisión de CO2 en 570 millones de toneladas en 2017 equivalente a lo generado por 162 plantas termoeléctricas.

IHS Markit

Otra innovación de estas chimeneas es el panel de control oculto para  programar las funciones de forma manual. En el caso de aquellos equipos con tecnología avanzada, tienen incorporado un termostato electrónico que apaga la calefacción cuando se alcanza la temperatura deseada.

En la mayoría de los modelos el modo de llamas puede activarse independiente de la calefacción. De esta manera, se puede disfrutar del efecto del fuego sin calentar la habitación cuando no se requiere y controlando así el consumo eléctrico.

Chimeneas eléctricas decorativas

Las chimeneas eléctricas se han convertido en un elemento decorativo importante que aporta estilo y comodidad. Debido a sus características se pueden utilizar en distintas partes de la casa como el salón, comedor o dormitorio.

Las posibilidades en cuanto a tamaño y estilo de diseño son bastante variadas y aquí te presentamos las más resaltantes para que puedas elegir la que más se adapta a la decoración de tu casa.

1. Tradicionales

Son  aquellas que más simulan a las chimeneas de obra abiertas. Generalmente vienen empotradas a un mueble con revestimientos variados que van de los rústicos como piedra y  ladrillo hasta los más clásicos como el mármol.

En el caso de las chimeneas tradicionales, se debe disponer del espacio adecuado en la habitación para instalarlas y la conexión eléctrica para su funcionamiento. Si se tiene una chimenea de obra sin utilizar, se puede aprovechar el espacio para colocar una chimenea eléctrica insertable, para lograr un aspecto más realista.

No olvides que si la habitación es muy grande, estos equipos no son capaces de calentar adecuadamente el espacio, y por tanto se deberán utilizar otros sistemas de calefacción.

2. De pared

Estas son actualmente las más populares, porque se han convertido en un elemento decorativo impactante en espacios con estilos modernos o contemporáneos.  

Las chimeneas eléctricas de pared tienen generalmente forma rectangular y son similares en su diseño a un televisor de plasma. Se pueden colgar directamente, siendo ideales para colocar en el dormitorio o el salón.

Estas cumplen con la función de calefacción, pero a la vez es posible controlar los programas de efecto del fuego cambiando el color o tamaño de las llamas.

3. Portátiles

Estas chimeneas eléctricas pueden ser una solución cuando no cuentas con mucho espacio o necesitas mover la calefacción de una habitación a otra.

En este tipo, muchos modelos permiten colocar la potencia eléctrica en dos posiciones y así controlar el consumo eléctrico. Además, se puede utilizar el efecto llamas sin encender la calefacción para un mayor ahorro.

Dentro de las chimeneas eléctricas portátiles hay alternativas en distintos estilos desde muy modernos hasta más tradicionales. Por tanto, se pueden utilizar como un elemento decorativo en la habitación.

Ventajas de las chimeneas eléctricas

  • No requieres realizar ningún tipo de instalación complicada en casa, solo tener una conexión eléctrica y comenzar a usarla.
  • No se producen residuos molestos como cenizas o humos que requieran un conducto de evacuación.
  • El mantenimiento es muy sencillo porque solo hay que limpiarlas para quitar el polvo utilizando un paño.
  • Son bastante seguras, por no generar ningún tipo de chispas que pueda ocasionar un incendio. Además, algunos modelos cuentan con un sistema de apagado automático.
  •  Son más económicas en comparación con las chimeneas de leña o de otros combustibles, y por tanto se pueden adaptar a cualquier presupuesto.

Desventajas de una chimenea eléctrica

  • No se pueden utilizar como sistema de calefacción primario porque su potencia calorífica no tiene la capacidad de calentar toda la vivienda.
  • El consumo eléctrico cuando se utiliza en modo calefacción puede ser alto, viéndose  reflejado en los costes de la factura de la luz.
  • El efecto de las llamas no está muy logrado en algunos modelos, y por tanto tienen un aspecto ficticio que afecta la decoración.

Ahora que ya conoces un poco más sobre las chimeneas eléctricas, te invitamos a revisar los review que hemos preparado para ti. Así podrás encontrar el modelo que más se adapta a tus gustos y necesidades.

Estamos convencidos te interesarán estas categorías: