Hombre limpiando el cristal de una chimenea

¿Cómo limpiar una chimenea?

Se acerca la época de invierno y con ello la necesidad de contar con una chimenea para garantizar un ambiente confortable para ti y tu familia. Pero antes que nada debes saber si la estufa esta lista para usar, siendo lo más recomendable que limpies tu chimenea para detectar cualquier imperfección que pueda tener.

El mantenimiento de las chimeneas es una tarea que muchos usuarios prefieren no hacer y por ello terminan llamando a un experto. Si ese es tu caso espera un poco, ya que aquí podrás aprender los trucos más relevantes que necesitarás para mantener tu chimenea en óptimas condiciones sin morir en el intento.

Para comenzar es importante que identifiques el tipo de chimenea a limpiar, ya que dependiendo de este factor necesitarás algunas herramientas que te facilitaran el trabajo, presta atención que a continuación te mencionaremos.

Herramientas necesarias para limpiar chimeneas

Lo primero que debes conseguir es un erizo para limpiar chimeneas, el cual no es más que un cepillo con cerdas metálicas o de nailon muy resistentes capaz de desprender el hollín que se adhiere a las paredes o conducto de la estufa.

Si aún no tienes un erizo el modelo WOLFPACK 22020750 pertenece a la línea profesional de deshonilladores que conseguirás en el mercado. El mismo incluye cerdas de nylon altamente resistentes y un eje de metal que garantiza la durabilidad, además tiene un diámetro de 150 mm siendo ideal para estufas o chimeneas.

[amazon box= » B017FGZRVI» template=»list»]

En segundo lugar, es importante que cuentes con un rascador de hollín que te servirá para raspar la superficie de la chimenea de forma manual. Este tipo de herramienta está elaborada en material de acero y con mango ergonómico para un mayor agarre.

Por último y no menos impórtate es que consigas troncos deshonilladores, estos te permitirán aflojar el hollín más fácilmente y podrás limpiar los lugares de menor acceso logrando completar el mantenimiento sin problemas.

Chimenea de leña: ¿cómo limpiarla?

Sin duda alguna las chimeneas de leña son los modelos más complicados de limpiar, y esto se debe a que las mismas generan calefacción mediante el proceso de combustión de la madera, produciendo cenizas y el tan molesto hollín que se adhieren en las paredes de la chimenea.

Un dato curioso es que a pesar de que su limpieza puede parecer molesta, cada año el uso de estas chimeneas siguen en aumento, a tal nivel que el consumo de leña en España sobrepasó los 1.22 millones de toneladas según reportes del año 2019.

Pasos para limpiar una chimenea

Antes que nada lo primero que debes hacer es retirar todos los muebles y accesorios que se encuentren cerca de la chimenea. Adicionalmente puedes poner una cobertura de plástico que te ayudará a proteger la parte frontal de la estufa y el piso.

Un dato que debes considerar es que, para que la chimenea tenga un óptimo funcionamiento lo mejor es realizar un mantenimiento completo. Lo ideal es comenzar con la limpieza mecánica, ya que es el método más profundo y sirve para dejar la chimenea libre de hollín y creosota, este procedimiento se realiza por lo menos una vez al año.

Luego podrás emplear la limpieza química, la cual se realiza durante el invierno con una frecuencia que va desde 3 hasta 7 días, aunque esta periodicidad dependerá en gran medida del uso que le des a la chimenea.

Hombre limpiando chimenea con pala
[amazon box= «B06WGPG81L» template=»list»]

Limpieza mecánica pasos para realizarla

  • Lo primero es retirar la leña que se encuentre en la chimenea, luego tienes que recoger todos los restos de ceniza que estén acumulados en el hogar, para ello puedes utilizar un recogedor metálico.
  • Si no dispones de uno te recomendamos el Relaxdays negro, siendo un modelo mini que podrás almacenar en cualquier lugar de la casa y no ocupará mucho espacio. Además incorpora un cepillo que te facilitará el trabajo al momento de recoger las cenizas, y es extensible hasta 28 mm.

En cuanto al material está elaborado en acero con una superficie extrafina, garantizando una vida útil larga. El peso no será problema, ya que no supera los 0.5 kg convirtiéndolo en la mejor elección.

[amazon box= » B079P44JX5″ template=»list»]
  • Seguidamente utiliza el erizo de cerdas de nylon para raspar las paredes. Bárrelo y aspira todos los residuos que se desprendan de la chimenea.
  • No olvides utilizar la linterna para la inspección del interior del conducto de humos, así podrás comprobar que esté en buen estado. En caso de identificar desperfectos, debes llamar a un especialista que realizará las reparaciones necesarias.
  • Ahora tendrás que subir al tejado y comenzar a pasar el cepillo tipo erizo, frotando las paredes e intentando hacer este paso aplicando la mayor cantidad de fuerza que sea posible, la idea es desprender todos los residuos. Intenta llegar a todos los lados y recorrer el tubo completamente.
  • Luego de pasar el cepillo debes complementar la limpieza con el raspador de hollín, este paso consiste en despegar el material adherido a las paredes. Esto deberás hacerlo hasta sentir que ya no hay materiales pegados a la superficie.
  • Una vez que se ha logrado eliminar la mayor cantidad de hollín y creosota, se debe ir al interior de la vivienda y recoger todos los desechos que se desprendieron en el procedimiento anterior.
  • Finalmente, solo queda retirar el plástico protector y con el cepillo limpiar todos los restos acumulados en el hogar. Pasar el aspirador de hollín para no dejar residuos en la chimenea y habrás terminado.
Las chimeneas de leña generan gran cantidad de hollín y creosota por ello es necesario limpiarlas regularmente, y así evitar el taponamiento del conducto de evacuación de humos.

¿Cómo hacer el deshollinado químico?

El deshollinado químico es la forma más sencilla de limpiar una chimenea, es considerada un mantenimiento o trabajo complementario del proceso anterior. Por lo general esta limpieza se realiza más frecuentemente, ya que puede hacerse durante el periodo de invierno.

Para limpiar una chimenea con este método solo se necesita comprar un leño o bolsa deshollinadora, puedes conseguir algunos modelos en grandes superficies o tiendas especializadas en chimeneas.

Sin embargo como nos gusta facilitarte el trabajo te recomendamos el leño Fuegonet 231168, ya que es un modelo de tronco deshollinador que puedes usar en estufas, caldera y chimeneas. Es de empleo sencillo y el rendimiento es alto, así que bastará con usar un par para que la chimenea quede limpia.

[amazon box= » B00NT2ELV0″ template=»list»]
  • Luego de tener tu tronco deberás encender la chimenea y dejarla calentar por al menos media hora.
  • Pasado ese tiempo extiende las brasas y coloca el leño deshollinador encima.
  • Deja arder el leño por aproximadamente dos horas, esto permitirá que todos los residuos se desprendan o disuelvan.
  • Cuando el fuego se apague y la chimenea esté fría podrás retirar los restos de ceniza y hollín con un cepillo o con la ayuda de un aspirador. Y listo habrás terminado.
Recuerda que la madera a utilizar en tu chimenea debe estar seca y vieja, de esta forma la leña se consumirá uniformemente y así evitarás que se genere más humo del necesario.
[amazon box= «B01K6XOUAQ» template=»list»]

Limpiar una chimenea de pellets

Las chimeneas de pellets tienen un funcionamiento similar a las chimeneas de leña, ya que para brindar calefacción utiliza la combustión de pellets, producto ecológico compuesto por serrín. Debido a esto producen residuos como el hollín y cenizas aunque en menor cantidad.

Estos modelos incluyen un conducto de evacuación de humos y necesitan recibir un mantenimiento regular para garantizar su óptimo funcionamiento. La limpieza que se le realiza puede ser mecánica o química o para mayor durabilidad una combinación de ambas

Persona limpiamdo la chimenea de pellets
[amazon box= » B08JDVP3Y1″ template=»list»]

Pasos para la limpieza mecánica de una chimenea de pellets

  • Desconectar la chimenea de la electricidad para evitar accidentes.
  • Seguidamente si es posible retirar la puerta de cristal, o en caso contrario debes abrirla totalmente y colocar un balde bajo la chimenea para los residuos.
  • Luego revisar el conducto de humos con la linterna a fin de visualizar daños o desperfectos.
  • Realiza la limpieza del tubo con el cepillo tipo erizo y el raspador de hollín. En este caso será más rápido que en las de leña, porque acumulan menor cantidad de residuos.
  • Para limpiar las partes internas deberás desmontar la chimenea, si no sabes hacerlo consulta con un técnico para evitar problemas.
  • Al desmontar la estufa se retiran los laterales y así se pueden limpiar las tapas, ventiladores y turbinas. Generalmente se utiliza un soplador para no causar daño a las piezas.
  • Una vez realizado el deshollinado se deben recoger todos los residuos con ayuda de un aspirador y un cepillo.        
  • Luego se puede colocar la puerta de cristal de la chimenea y volver a conectarla a la electricidad.

Al momento de limpiar una chimenea de pellets, necesitarás básicamente los mismos implementos y herramientas que se utilizan para el mantenimiento de los modelos a leña, debido a que el conducto de humos llega también hasta el tejado.

Lo único que debes diferenciar es que los productos para realizar el mantenimiento químico, ya sean leños o kits de limpieza para chimeneas, sean para pellets, es decir un deshollinador de pellets.

Limpieza con deshollinador químico de pellets

La limpieza química que se realiza a una chimenea de pellets es un procedimiento bastante sencillo. Simplemente debes encender la chimenea y dejar que los leños se consuman por completo, pasado un par de horas y previamente verificando que la chimenea no esté caliente, procede a limpiar los residuos con un aspirador de hollín y ayúdate con un cepillo.

En cuanto la frecuencia de la limpieza de este tipo de chimenea, existen varias formas de mantenerla. La primera es realizando un aseo diario tras usar el equipo, en este caso debes retirar el quemador para luego aspirar y retirar todas las cenizas. En cuanto las zonas de difícil acceso puedes limpiar con el cepillo.

Si la chimenea tiene un uso diario, deberás hacer un mantenimiento más profundo cada 4 a 7 días. Para ello solo tienes que retirar el cenicero que se encuentra en la parte interna del quemador.

Además, limpia el vidrio y el contorno con un paño húmedo e incorpora un producto especialmente indicado para este uso. En caso de que no sepas cuál comprar te recomendamos el modelo FuegoNet limpiador para cristales, ya que es un producto ideal para limpiar el cristal de cualquier chimenea, estufa y similares.

En general, incluye un atomizador con ángulo de 40 grado que facilita el trabajo, además el poder desengrasante es tan alto que el hollín adherido en el cristal sale por si solo, considerándose un producto 5 estrellas por los usuarios.

[amazon box= » B075R8VFPL» template=»list»]
Ten presente que si el cristal se ensucia con mucha frecuencia podría existir un problema de combustión, así que en ese caso consulta con el especialista.

Y no olvides que las limpiezas profundas de las chimeneas de pellets deben realizarse una vez al año o cuando se han alcanzado los 900 kg de combustible. Algunos modelos cuentan con una función auto limpiante, pero siempre es conveniente hacer la limpieza mecánica de forma anual.

Chimenea a gas con piedras
[amazon box= » B0842NVYX1″ template=»list»]

Chimenea a gas: claves para su limpieza

Este tipo de chimeneas producen muy pocos residuos en comparación con las de leña o pellets. Y aunque tienen un conducto de evacuación de gases no se acumula suciedad y por esto el mantenimiento se hace en la parte interna.

Implementos necesarios

  • Cepillo de punta suave.
  • Paños limpios.
  • Limpiacristales.
  • Agua.
  • Brocha.
  • Aspiradora.
  • Gafas de seguridad
  • Guantes.

Pasos para limpiar una chimenea a gas

  • Lo primero que tendrás que hacer es cerrar la válvula de gas para evitar accidentes, esta la encontrarás en la pared cerca de la chimenea. Luego de cerrar el regulador debes espera que el gas salga por completo.
  •  En caso de tener alguna conexión eléctrica desconéctala antes de proceder con la limpieza. Y recuerda esperar el tiempo suficiente para garantizar que todos los componentes de la chimenea ya no estén calientes.
  • Si tienes leños artificiales o piedras volcánicas dentro del hogar retirarlos y límpialos individualmente. Se pueden limpiar con el cepillo o paño húmedo, en este paso asegúrate de no solo asear los leños; también procede a revisarlos para identificar si alguno presenta grietas debido a la corrosión, en caso de ser así debes sustituirlo.
  • Para limpiar el interior de la chimenea puedes utilizar la aspiradora con la extensión de manguera. Busca telarañas, escombros, suciedad y residuos.
  • En cuanto la cubierta de vidrio lo ideal es retirar la puerta de cristal para poder hacer una mejor limpieza del interior. Pero en caso de no poder hacerlo simplemente despliega la misma. El cristal de la chimenea puedes limpiarlo con un paño húmedo y productos para limpiar cristales.
  • El interior y los bordes de la chimenea se limpian utilizando un paño húmedo con agua tibia, así eliminas cualquier suciedad. Nunca se deben utilizar productos químicos en el interior de la chimenea a gas, ya que podría provocar una reacción desfavorable.
  • Una vez que todo el interior este limpio y totalmente seco, podrás colocar el cristal, las piedras o los leños. En este punto solo queda limpiar el exterior de la chimenea, para conectar la salida de gas y listo habrás terminado.

¿Cómo limpiar una chimenea de bioetanol?

Las chimeneas de bioetanol son muy sencillas de limpiar, ya que no están conectadas a un conducto de evacuación de humos, esto permite que no produzcan hollín. Además, el bioetanol genera muy pocos residuos, así que el mantenimiento podrás realizarlo en poco tiempo.

Los implementos requeridos para mantener una chimenea de bioetanol son únicamente un paño húmedo y agua. De forma opcional puedes usar productos especiales para limpiar cristales y acero inoxidable.

Métodos para dejarla libre de suciedad

  • Apaga la chimenea antes de iniciar la limpieza, luego verifica que se encuentre a temperatura ambiente para iniciar el proceso de mantenimiento.
  • Si el modelo lo permite desmonta el quemador y procede a limpiarlo con un paño humedecido en agua tibia y un jabón suave. Posteriormente, se debe pasar un paño seco para quitar los restos de humedad.
  • Para limpiar el interior igualmente se puede utilizar un paño húmedo con agua tibia. En caso de que el modelo de chimenea incluya piezas externas de acero inoxidable se pueden usar productos especializados para limpiarla.
  • Por último, limpia el cristal de la chimenea utilizando limpiacristales y procede a secarlo. De forma opcional puedes emplear algún producto para pulir, así lograrás darle brillo y un mejor acabado.
Es importante que bajo ningún concepto limpies la chimenea de bioetanol con productos que no sean aptos para estos modelos, ya que corres el riesgo de dañar y degradar los materiales de fabricación.

Pasos para limpiar una chimenea eléctrica

Este tipo de chimenea es hoy en día una de las favoritas entre un gran número de usuarios, debido a que aporta el confort de una chimenea tradicional, pero sin generar residuos provenientes del humo. Por lo que su mantenimiento no requiere de mucho tiempo, para asearla solo necesitarás agua tibia, jabón, limpiacristales y un paño seco.

Chimenea electrica de led
[amazon box= » B07N8YQ49R» template=»list»]

Procedimiento

  • Lo primero que debes hacer es desconectar la estufa de la energía eléctrica. Seguidamente tendrás que desmontar la chimenea para limpiar las partes internas, es importante que a partir de este paso procedas con mucho cuidado.
  • Al tener el equipo desmontado podrás comenzar a limpiar el interior, eliminando cualquier residuo como polvo u otra suciedad. Este procedimiento lo puedes realizar utilizando un paño.
  • Limpiar la superficie externa utilizando un paño y agua tibia, y al culminar pasa un paño seco para quitar el exceso de humedad.
  • Para limpiar la pantalla de cristal puedes utilizar un producto limpiacristales, así garantizarás su acabado y durabilidad.
  • Ya en este punto la chimenea estará completamente limpia, solo deberás conectarla nuevamente a la fuente de energía eléctrica para que puedas disfrutar por completo de tu equipo en noches de invierno.

Consideraciones generales al momento de limpiar una chimenea

Aunque existen diversos tipos de chimenea cada modelo tienen características en común. Es por ello que a continuación te indicaré como hacer mantenimiento a estos elementos generales que cada modelo incluye.

Tubo de evacuación de humo: cómo limpiarlo para mejorar el tiro de una chimenea

El mantenimiento es parte esencial del buen desempeño de las chimeneas, este se realiza para alargar la vida útil del equipo y para brindar mayor seguridad al momento de usarla. El tiro como muchos lo conocen es un elemento fundamental en estos sistemas de calefacción, ya que su funcionamiento podrá advertirte si algo no anda bien con tu estufa.

El tiro es el  movimiento que realizan los gases al subir por el tubo o ducto de una chimenea.

El tiro de la chimenea se limpia muy fácilmente, lo primero que debes hacer es preparar la zona para no manchar nada o ensuciar tus muebles. Luego procede a encender tu equipo y deja pasar aproximadamente 40 minutos para que se caliente. Ahora coloca un leño deshollinador y déjalo consumir.

Al terminarse el leño debes frotar las paredes del tubo con el cepillo deshollinador, hasta sentir que no existe resistencia, es decir que el cepillo desliza fácilmente por toda la superficie. Al finalizar solo debes recoger los restos de hollín que fueron expulsados con una aspiradora.

Es esencial realizar una limpieza periódica a la chimenea para garantizar que la misma no presente un tiro negativo. Esto ocurre cuando el humo circula de forma contraria al tiro, es decir desde la parte superior hasta la más baja de la chimenea.

El tiro negativo es un problema que no se debe desatender, ya que la ingesta de estos gases por periodos prolongados puede llegar a producir intoxicación por inhalación de gases de combustión; diagnóstico que puede ser potencialmente mortal.

Hombre limpiando el cristal de una chimenea cerrada
[amazon box= » B07GVYZ1TN» template=»list»]

Limpiar el cristal de una chimenea

Algunas chimeneas cuentan con puertas de cristal, esto otorga ventajas frente a otros modelos. Ya que gozan de mayor aceptación debido a que el cristal aumenta el nivel de seguridad de los equipos de calefacción.

Es por ello que mantener el cristal en buenas condiciones es necesario, aunque su limpieza no supone mayor problema es importante conocer los productos y técnicas que facilitan su aseo y mantenimiento.

  • Lo primero que debes hacer para limpiar el cristal de la chimenea es analizar el mecanismo. Es decir, determinar si se puede o no desmontar el cristal, en caso de que se pueda desmontar procede hacerlo con mucho cuidado. De lo contrario tendrás que limpiarlas desplegándolas de par en par.
  • Seguidamente, verífica en que condiciones se encuentra el cristal, busca indicios de mal funcionamiento como grietas. Si detectas algún inconveniente lo mejor es reemplazar inmediatamente el cristal o puerta.
  • De no encontrar nada puedes iniciar la limpieza utilizando algún producto diseñado para ello, en el mercado se consiguen muchos modelos que seguro te servirán. Sin embargo, por ningún motivo uses productos químicos no indicados, ya que podrías dañar el material.
  • La forma de limpiar el cristal es muy simple, con el pulverizador rocía la superficie dejando actuar por unos minutos (los que el producto indique). Luego simplemente retiras el producto utilizando un paño húmedo y listo. Al culminar la limpieza vuelve a montar el cristal en la chimenea.

Si prefieres ahorrar en producto o eres de los usuarios que se inclina en utilizar elementos ecológicos, puedes buscar recetas caseras para limpiar el cristal de la chimenea. Así podrás personalizar el líquido que utilizarás y luego simplemente repite el paso anterior.

Un dato interesante es que luego de pulverizar la superficie puedes utilizar papel periódico para retirar el producto.

Pasos para limpiar el vidrio si está quemado

Si el vidrio de tu chimenea se ve quemado o negro es probable que se encuentre completamente sucio de hollín. En este caso lo ideal es utilizar cualquiera de los productos mencionados anteriormente y dejarlo actuar por varios minutos.

Luego tendrás que retirar el líquido, pero la diferencia es que deberás hacerlo ejerciendo movimientos circulares en toda la superficie. La intención de esto es garantizar que el hollín que se encuentra adherido afloje completamente.

Como evitar que la chimenea se ensucie tan fácilmente

Aunque ya te hemos contado todas las formas para limpiar tu chimenea, nunca está de más saber cómo evitar que tu estufa se ensucie tan rápido. Lo primero que debes considerar es que los equipos de calefacción que funcionan con madera, leña o pellets, son los modelos que más se ensucian.

Esto ocurre por el proceso de combustión y los gases que hacen que se forme hollín y creosota. Aunque es un proceso natural se puede minimizar utilizando la madera adecuada, en este caso la leña que debes buscar es la sazonada.

Y como nos gusta facilitarte el trabajo, hemos seleccionado un producto para ti el cual es, leña para Chimenea y BBQ. Siendo una madera especialmente secada en cámara que te garantizará una buena hoguera en casa.

Además, su diseño especialmente estudiado permite el encendido rápido y sin olores molestos. Lo conseguirás en varias presentaciones que van desde 5 hasta 29 kg ideal para satisfacer cualquier necesidad.

[amazon box= » B08LVWHRHY» template=»list»]
Los leños preparados para una chiemenea
[amazon box= » B084CZVHVM» template=»list»]

Esta leña puedes diferenciarla fácilmente porque en apariencia se muestra seca y agrietada e incluso podría ser un poco más oscura que la leña verde. La razón principal para usar madera sazonada es evitar el humo, la leña de baja calidad ocasionará que la chimenea tenga más hollín.

Lo mismo ocurre con el pellet, si es de baja calidad notarás que la chimenea largará mucho humo. Podrás diferenciar la calidad del pellet fácilmente, ya que el de mejor calidad se ve brillante, con un aspecto uniforme, liso con un color parejo y obviamente sin nada de polvo.

Otra técnica que ayuda a mantener la chimenea limpia por un mayor tiempo son los niveles altos de temperatura, ya que el tiro se mantiene en mejores condiciones  y libre de hollín. Así que mete más leña al fuego y no dejes que disminuya la temperatura.

Aunque no lo parezca, una buena técnica es no dejar acumular las cenizas de los fuegos anteriores, ya que estas al ir almacenándose resultarán difíciles de retirar. Así que créate el hábito de retirarlas al día siguiente, esto seguramente te facilitará el trabajo posterior.

El nivel de ceniza en la base de la chimenea debe ser de menos de 1 pulgada (2,54 cm), ya que niveles más altos bloquean el suministro de aire que recibe la madera (troncos) y produce más humo.

American Academy of Pediatrics 

Finalmente, limpiar una chimenea es un procedimiento que puedes realizar tu mismo, solo recuerda que para hacerlo necesitarás contar con las herramientas necesarias como los leños y cepillo deshollinador, así podrás hacer tanto la limpieza química como la mecánica de forma complementaria.

No olvides que la frecuencia de mantenimiento dependerá del uso que le des a tu chimenea. Aunque lo habitual es que la limpieza mecánica se realice por lo menos 1 vez al año, lo mejor es practicarla antes de comenzar la época de invierno y al finalizar. Mientras que la limpieza química si la debes realizar en intervalos desde 3 hasta 7 días.

Si te gustó esta entrada continúa con nosotros y verifica las mejores reseñas donde encontrarás las características más destacables de cada modelo. O visita la sección de comparativas para identificar los parámetros más destacables entre las mismas. ¡Qué esperas!

Rate this post
Rate this post

Próxima entrada

...