Chimeneas Rústicas

Las chimeneas rústicas están elaboradas con elementos naturales como la piedra y el ladrillo que pueden estar combinadas con madera. Las más tradicionales son las chimeneas de leña de obra abiertas, pero hay numerosas opciones para elegir. Puedes encontrar chimeneas rústicas que trabajan con otros combustibles como el gas, bioetanol pellets y hasta opciones que funcionan con electricidad

¿Por qué elegir una chimenea rústica?

Quizás una de las imágenes más evocadora como referencia de calidez y comodidad, es la familia reunida frente a la chimenea en una fría noche de invierno. En este caso, pensamos en las tradicionales chimeneas rústicas que son de gran tamaño y el centro de atención de la habitación.

El estilo rústico se caracteriza por recrear un ambiente campestre, con elementos que nos acercan a la naturaleza. En este tipo de decoración predominan los colores tierra y los objetos decorativos son principalmente de piedra, madera y fibras naturales.

Las chimeneas rústicas son el elemento decorativo principal en un salón concebido dentro de este estilo campesino. Generalmente son de gran tamaño y las más tradicionales son las chimeneas de obra, las cuales ocupan un espacio considerable en la habitación.

El estilo rústico da importancia a la memoria y la comodidad

Paola Hallo (Arquitecta)

Aunque las típicas chimeneas rústicas son bastante grandes, se pueden encontrar en el mercado opciones más pequeñas con elementos de este estilo.

Así, que si vives en un chalet en el campo y cuentas con mucho espacio, puedes decidirte por una gran chimenea de obra o prefabricada. Pero no te preocupes, si solo tienes un piso de unos pocos metros encontrarás una chimenea rústica que se adapte a tus necesidades.

Revestimientos de las chimeneas rústicas

La característica más relevante de este tipo de chimenea es el revestimiento hecho con elementos naturales para darle un carácter de solidez y tradición. Entre los materiales más comunes para el revestimiento se tiene:

1. Con  piedras

Es muy probablemente el material más tradicional y más asociado a las chimeneas rústicas antiguas que podemos encontrar en la casa de los abuelos en el pueblo.

Hay distintas opciones de piedra para revestimiento como las lajas de piedra caliza de distintas tonalidades hasta las piedras de río son más redondeadas. En algunos casos se utilizan grandes rocas para cubrir totalmente la superficie exterior de la chimenea.

Una de las grandes ventajas de los revestimientos de piedra es que son muy duraderos y fáciles de mantener. En este caso, solo es necesario limpiar la piedra con algún disolvente para eliminar los residuos acumulados y devolverle su aspecto natural.

En cuanto a los costes, el revestimiento de piedra natural es uno de los más económicos disponibles  en el mercado.

Los revestimientos de piedra son más comunes en chimeneas de obra que ocupan un gran espacio de la habitación. Un estilo de decoración muy impactante es cubrir totalmente la pared donde está ubicada la chimenea con piedras, para convertirla en un punto focal.

2. Con ladrillo

Este es el otro gran clásico entre los revestimientos para chimeneas rústicas y es un material muy resistente y económico. Cuando imaginas a Santa bajando por la chimenea, lo más probable es que evoques  el tipo recubierto con ladrillos y los calcetines colgando de ella.

El ladrillo es un material de aspecto muy natural y rústico disponible en distintas tonalidades. Además, se tiene la opción de colocar ladrillos más porosos que son refractarios y contribuyen a aprovechar mejor el calor.

Los ladrillos están elaborados con distintos tipos de arcilla que determinan su color y le otorgan una gran resistencia al fuego. Este tipo de revestimiento puede soportar altas temperaturas sin sufrir deformaciones en su estructura.

3. Combinación con madera

El estilo rústico se caracteriza por la incorporación de elementos que nos acercan a lo natural. Entre estos materiales, la madera es quizás una de las más resaltantes y por esto  es común verla incorporada en este tipo de decoración.

Las chimeneas rústicas pueden combinar la piedra o el ladrillo con la madera de distintas maneras. Por ejemplo, se pueden colocar grandes vigas de madera en la pared o un tronco como estante sobre el hogar.

Otra manera de incorporar la madera en la decoración de la chimenea, es poniendo un marco de  troncos alrededor del revestimiento de los materiales más resistentes.

La madera aporta una sensación de calidez que contrasta con la dureza de la piedra o el ladrillo, y por tanto es el complemento perfecto para este tipo de decoración.

Tipos de chimeneas rústicas

1. De  obra

Es la clásica chimenea rústica que puedes encontrar en las casas rurales o viviendas muy antiguas en los pueblos. Generalmente ocupa una posición central en el salón, porque la familia acostumbraba reunirse a su alrededor durante las noches de invierno.

Para instalarlas se requiere hacer reformas importantes en casa y contar con el espacio suficiente para colocar el conducto de evacuación  de humos.

2. Prefabricadas

Son de menor tamaño que las de obra, se pueden adaptar a espacios más pequeños y consisten básicamente del hogar donde se colocará la leña y una campana en la parte superior.

Las chimeneas prefabricadas cuentan con una boca que se adapta al conducto de evacuación de humo instalado en la vivienda. Algunos modelos han sido mejorados para aprovechar mucho mejor el calor  y se pueden utilizar como sistema de calefacción primario.

3. De metal

Están fabricadas casi totalmente de acero y ocupan un menor espacio que los otros tipos de chimeneas rústicas. Generalmente, se colocan en una pared donde se combina el cuerpo metálico con otros elementos como la piedra y el ladrillo.

Las estufas de metal son sistemas cerrados, por tanto aprovechan de forma eficiente el calor y lo pueden distribuir por distintos lugares de la casa.

La mezcla del metal con elementos naturales, combina el estilo contemporáneo con el rústico y rompe la visión tradicional de la decoración campestre.

4. Otros tipos de chimeneas rústicas

En el mercado es posible encontrar chimeneas de estilo rústico que funcionen con combustibles distintos a la madera como el gas, pellets o bioetanol. En el caso de las chimeneas eléctricas también existen opciones que están decoradas con elementos naturales o imitaciones de los mismos.

Por tanto, el no poder colocar una clásica chimenea de leña en casa no debe ser una limitante para poder gozar del estilo rústico.

Esperamos que hayas aprendido un poco más sobre las chimeneas con un toque campestre. Te invitamos a leer los review que hemos preparado para ti para que puedes elegir el modelo que más combine con tu decoración.

Estamos convencidos te interesarán estas categorías: