Chimeneas De leña

Las chimeneas de leña son un sistema de calefacción muy tradicional que utiliza un combustible muy económico. Si estás pensando instalar una en casa tienes que considerar diversos aspectos desde cómo funcionan, requerimientos de instalación, tipos, costes hasta cómo limpiarlas. En esta sección tienes toda la información que necesitas por lo que te será muy rápido y sencillo elegir la que más te conviene.

¿Cómo funcionan las chimeneas de leña?

Al pensar en una chimenea, lo más probable es que evoques la tradicional chimenea de obra con la familia calentándose alrededor del hogar. Pero, ¿cuál es el mecanismo por el cual las chimeneas de leña son un excelente sistema de calefacción?

El calor producido por estas chimeneas se transmite básicamente por convección, por lo cual el aire se mueve desde donde está más frío. Este fenómeno ocurre cuando se forma una corriente de circulación de aire que pasa a través de la chimenea.

El aire frío entra  a la chimenea, se calienta con el fuego y sube para calentar a toda la habitación. Por esto, es importante colocar las rejillas para chimenea  además de garantizar que el tubo de la chimenea funcione correctamente.

A fin de lograr la correcta circulación del aire, se debe tener un tiro adecuado y el conducto de evacuación de humos debe estar en perfecto funcionamiento. Este tipo de chimenea también puede calentar por radiación, que es el calor directo recibido al colocarse frente al hogar.

Además, para que ocurra la combustión se requiere la circulación del oxígeno que permite encender el fuego.

¿Qué debes tomar en cuenta al momento de elegir una chimenea de leña?

Una de las primeras cosas a tomar en cuenta es si la vivienda cuenta con una salida de humos instalada. En caso de tener que instalarla, es necesario revisar si está permitido realizar este tipo de obras en casa.

En una comunidad muchas veces no está permitido porque los tubos deben salir por los tejados. En caso de que se permita colocar estas estructuras, es necesario consultar las normativas legales para su instalación en el Ayuntamiento de la zona y en el IDAE

Otro factor a considerar, es el espacio disponible ya que algunos tipos de chimeneas de leña son bastante grandes. Igualmente, se debe considerar el tamaño de la habitación para determinar la potencia calorífica necesaria para calentarla a una temperatura confortable.

Asimismo, se debe evaluar si hay un espacio donde se pueda  almacenar la leña, para tener siempre a mano una buena cantidad.

Tipos de chimeneas de leña

Según su funcionamiento hay dos tipos:

1. Abiertas

Estas son las más antiguas y tradicionales y  el hogar se encuentra abierto directamente a la habitación.

Aunque las chimeneas abiertas  tienen el encanto de permitir disfrutar directamente del fuego, tienen muchos inconvenientes. Uno de estos es el revoco, por lo que el humo puede entrar fácilmente a la habitación pudiendo generar problemas de salud a las personas

También es muy fácil que entre el hollín y las cenizas en días de lluvia cuando el tubo de la chimenea no está limpio.

El rendimiento calorífico de una chimenea abierta es de apenas 20%, porque la mayoría del calor se pierde dentro del revestimiento.

Por último, es bastante común la ocurrencia de incendios o quemaduras accidentales  con las chimeneas abiertas, porque pueden saltar chispas dentro de la habitación. Igualmente, los niños y las mascotas se pueden acercar mucho al fuego en un momento de descuido.

2. Cerradas

Con el desarrollo de nuevas tecnologías para mejorar los sistemas de calefacción, se han ideado dispositivos para mejorar el rendimiento y calidad de las chimeneas.

En el caso de aquellas que funcionan con leña, el rendimiento se ha podido aumentar hasta un 75%. Esto ocurre porque al cerrar la cámara, la combustión es mucho más eficiente y la leña se va quemando más lentamente.

Además, es posible controlar la entrada del aire frío y mejorar la circulación de los gases, permitiendo que el aire caliente se distribuya mejor.

Otra gran ventaja de las chimeneas cerradas es que es más difícil la entrada el hollín y los restos de ceniza a la habitación. Asimismo, si hay revoco se puede evitar la entrada masiva de humo en la vivienda.

Igualmente, se reduce la posibilidad de entrada de chispas que pueden provocar accidentes y el cristal vitrocerámico impide el acceso directo al fuego. Sin embargo, las chimeneas cerradas no tienen el atractivo de poder disfrutar directamente del fuego.

Según su forma de construcción podemos distinguir:

De obra

Estas son las típicas chimeneas que vemos en las casas rurales, revestidas de ladrillos o piedras. Las chimeneas de obra se construyen con ladrillos refractarios que soportan altas temperaturas y son del tipo abierto.

El hogar y la campana se hacen de ladrillos, mientras que el conducto de evacuación de humos se puede construir de ladrillos o colocar tubos para chimeneas.

Este es el  tipo más tradicional y son ideales para decoraciones de estilo rústico o clásico, según el tipo de revestimiento. Sin embargo, requieren realizar una gran cantidad de reformas y por tanto pueden ser costosas.

Prefabricadas

Estas chimeneas tienen la ventaja de que no requieren realizar mayores reformas en la vivienda, solo se necesita tener el conducto de extracción de humos y se pueden conseguir en el mercado de distintos estilos y materiales.

Hay modelos que imitan a las chimeneas de obra y tienen revestimientos tradicionales como piedra, ladrillo o mármol. El hogar es generalmente de acero y pueden ser abiertas o cerradas.

Otras chimeneas prefabricadas están hechas totalmente de acero o hierro fundido. 

Potencia calorífica y costes de mantenimiento 

Al elegir un sistema de calefacción es necesario evaluar su capacidad calorífica  y los costes de mantenimiento. La cantidad de potencia necesaria para calentar una habitación va a depender de la superficie, el tipo de aislamiento térmico de la vivienda y las condiciones climáticas de la zona.

Se estima que un 1 kg de madera totalmente seca puede producir unos 3800 w de energía, pero generalmente esta mantiene un cierto porcentaje de humedad.

La madera con un 20% de humedad baja la eficiencia hasta un 75% de su capacidad, por tanto se debe evitar usar leña húmeda.

Otro factor que afecta el rendimiento calorífico es el tipo de chimenea. Así, una chimenea abierta solo aprovecha un 12% de la potencia de la leña (420 w/kg leña).

En caso de utilizar una chimenea con sistema cerrado, la eficiencia aumenta de un 50-75% (1900 – 2800 w/kg leña). Esto hace que se requiera una menor cantidad de madera para lograr la temperatura adecuada.

Sin embargo, con sistema abierto o cerrado los costes de la leña son mucho  más bajos en comparación con otros combustibles o fuentes de energía como el gas, bioetanol o la electricidad.

¿Son seguras las chimeneas de leña?

Cuando se instala un sistema de calefacción en casa, hay que valorar la seguridad  tanto para la vivienda como sus habitantes. Las chimeneas de leña son bastante seguras siempre que se instalen adecuadamente y se les haga un mantenimiento regular.

Como ya se indicó anteriormente, las chimeneas abiertas son las más problemáticas. Sin embargo, hay medidas que se pueden tomar para evitar accidentes.

En el caso de las chispas, se puede colocar un salvachispas para chimeneas para evitar la entrada de brasas que puedan generar un incendio. También se puede optar por instalar una puerta para chimeneas que además contribuye a aumentar el rendimiento calorífico.

Otro accidente común con las chimeneas de leña es la entrada de humo por problemas de revoco. Los gases contenidos en el humo pueden ser tóxicos para las personas, por lo cual es necesario garantizar la salida de estos al exterior de la vivienda.

Para evitar problemas de revoco, lo esencial es el buen mantenimiento de la chimenea. Se debe hacer  el deshollinado de forma periódica y revisar que el conducto de evacuación de humos funcione correctamente.

Los problemas de revoco también se pueden reducir colocando un sombrerete para chimeneas adecuado para tal fin.

Si se siguen todas estas recomendaciones, se puede disfrutar de una chimenea de leña en casa sin tener problemas con la seguridad.

Trucos para lograr una adecuada limpieza de las chimeneas de leña

Uno de los principales inconvenientes de estas chimeneas es la necesidad de realizar una limpieza periódica para garantizar un buen funcionamiento. Si no se hace adecuadamente, el hollín puede terminar tapando el conducto de salida y el humo entrar a la habitación.

Para hacer más fácil la limpieza, se deben tomar en cuenta algunas cosas:

  •  Se debe utilizar el combustible adecuado, como leña bien seca o briquetas. Nunca se debe encender la chimenea con cartón o papel ni utilizar madera húmeda, porque se produce más creosota y hollín.
  •  Es recomendable instalar un sombrerete para evitar la entrada de agua de lluvia y que los pájaros hagan nido en la salida de la chimenea.

  •  Se deben retirar las cenizas  del cajón al menos una vez a la semana para evitar que se recaliente la rejilla. Estas cenizas las puedes guardar para limpiar el cristal de la chimenea.
  • El cristal de la chimenea se debe limpiar al menos una vez a la semana. Existen limpiadores comerciales o se puede hacer  con la pasta de las cenizas.
  • El deshollinado debe hacerse antes de comenzar a utilizar la chimenea cada año. Para esto se pueden utilizar deshollinadores químicos o el clásico cepillo para hacerlo a mano.

Ventajas de una chimenea de leña

  • El combustible utilizado es muy económico y de fácil acceso, y por tanto los costes de mantenimiento son bajos.
  • Se pueden utilizar como sistema de calefacción primario de la vivienda.
  • Son un elemento decorativo resaltante de la habitación.
  • Se pueden utilizar para cocinar ciertos alimentos, aportando el sabor característico de la madera
  • Brindan un ambiente cálido y tradicional que no puede ser sustituido por otros tipos sistemas de calefacción.

Desventajas de las chimeneas de leña

  • No se pueden instalar en todo tipo de viviendas. Es necesario contar con un conducto para la evacuación de humos en el tejado.
  • No se pueden movilizar de un sitio a otro de la casa.
  • Se requiere un espacio para almacenar la leña.
  • Se debe hacer una limpieza periódica para garantizar su buen funcionamiento.

Ahora  ya conoces todo lo que debes tomar en cuenta al elegir una chimenea de leña. Sigue leyendo nuestros review para elegir la que más te conviene.

Estamos convencidos te interesarán estas categorías: